martes, enero 08, 2013



Hola princesas y principes!! 

Disculpen mi ausencia, habia estado algo ocupada con la escuela y cosas, pero ya estoy aqui otra vez, me he sentido muy bien y estoy muy motivada con la carrera a la que entre.

Les traigo una historia que lei hace un momento en Facebook, me encanto y quise compartirla con ustedes, espero les guste: 

 Estaba en mi cuarto organizando mis cosas. De repente un delicioso olor a comida recién hecha me distrajo…sentí como una extraña sensación se apoderaba de mi. Ese apetitoso aroma me llamaba, me tentaba, me atraía con gran fuerza. Al salir de mi cuarto llegué directamente al comedor, era como si un magnetismo mágico me hubiera transportado.
Un exquisito banquete se levantaba ante mis ojos: Postres de todos los colores, vinos finos, camarones con salsa, carnes preparadas cual si fueran obras de arte y dispuestas esperando a sus comensales…a pesar de que todo esto parecía preparado por un chef prolífico, como capricho del destino, también podían divisarse donas, hamburguesas, patatas fritas, rollitos chinos, pollo asado, enormes sándwiches, pizzas, bebidas gaseosas …era una mesa enorme cubierta con la mayor cantidad de comida que había visto en mi vida.

Se me hizo agua la boca. Tras un ayuno de 2 días era inevitable. “Y si sólo pruebo un poco de…” .Trate de evitarlo pero fue en vano. Mi fuerza de voluntad falló. Tome un camarón pequeño, rosado, hermoso, lo metí en mi boca y simplemente se deshizo. Fue un placer indescriptible. En ese instante fue como si un ser invisible accionara algo en mi cerebro y empecé a devorarme todo…el hambre creció de tal modo que no me fijaba en qué tipo de alimento tomaba, ni en las calorías, ni su apariencia grasosa…nada… como un animal todo entraba y casi sin masticar me lo tragaba. Sólo cerré mis ojos y tanteaba con mis manos como un ciego ante un peligro inminente. Estaba completamente extasiada, drogada, perdida.
Escuche una voz de mujer. Me asusté. Abrí lentamente mis ojos y ante mi una gran escalera blanca había aparecido en el piso del comedor. Al fondo podía ver una hermosa mujer rubia, pálida, alta y muy delgada que me miraba con un profundo odio.

- ¿Qué demonios estás haciendo? – me preguntó.
- ¿Qué? – respondí confundida.
- ¿Qué demonios estás haciendo? – repitió.
- Yo…estaba…eh, viendo…todo…esto…-
- ¿Viendo qué? ¿Me crees idiota? Mírate las manos, pareces un cerdo.–

Miré mis manos y noté que estaban grasosas y untadas de muchos colores opacos, hasta debajo de mis uñas podía notar rastros de carne vacuna y pollo como si en vez de comerlas las hubiera pellizcado. Una gota de grasa empezó a resbalar por mi brazo. Una angustia se apoderó de mí…empecé a buscar con qué limpiarme pero no había nada así que no tuve más remedio que usar el mantel de la mesa. Era de un blanco impoluto pero con la suciedad de mis manos se transformó en un trapo que había que botar a la basura. Ana empezó a subir la escalera.
- Mira como dejaste el mantel…pero, ¿sabes qué? Tiene mucho mejor aspecto que tú. -

A mi lado apareció un espejo en el que podía verme de pies a cabeza…mi corazón se aceleró, la angustia se desbordó, un terror profundo surgió de la nada…tarde 6 meses en bajar 20 kilos y ahora estaba como al principio. Pensé, “esto no puede ser posible”.

Ana, leyendo mis pensamientos dijo:
-¿Entonces qué esperabas? ¿Qué comer como cerdo no iba a tener sus consecuencias? Tanto tiempo luchando junto a ti, estando tan cerca de convertirte en un ser perfecto, trasnochando, ayunando, ejercitándote, enseñándote, esperando lo mejor de ti y ¿así me pagas? ¿qué has hecho? –
Gruesas lágrimas brotaron de mis ojos.

–Pero, yo…no sabía…quien…esta comida…apareció…y…no es mi culpa…-balbuceé

-¿Ah no? ¿Entonces de quién? ¿Es mi culpa acaso? - gritó Ana.

Me sentía completamente impotente. Estaba a punto de desfallecer. Unas terribles náuseas se agolparon en mi pecho. ¿Cuántas veces durante este tiempo había tenido esta clase de tentaciones? Muchas y las había vencido. Y por eso la balanza me sonreía mostrándome números cada vez más pequeños. Pero ya todo estaba perdido.

Ana caminaba de un lado a otro levantando su cabeza con desprecio mirándome cada cuanto despectivamente. Hablaba entre dientes. Yo alcanzaba a escuchar una que otra palabra (gorda, tiempo, para qué, subir, ¿que hago aquí?) Yo estaba avergonzada. Mire por largo tiempo el suelo manchado de comida, ensimismada.

Alguien que me llamaba desde el cuarto me saco del letargo. Era una voz amable y armoniosa. Era una chica muy delgada, de cabello negro muy lacio, alta y trigueña. Perfecta.
Mire alrededor y vi a Ana callada mirando por la ventana.

Entre a mi cuarto y Mia me señaló el cuarto de baño. –Ven, no temas - me dijo con una voz sueva y amena - Aún no has perdido, esto es sólo una pequeña caída, sólo prométeme que no lo vas a volver a hacer. Sabes que Ana es obstinada y exigente, pero todo lo hace por tu bien.

- Lo sé- dije gimoteando.
- Purifícate, limpia tu cuerpo. Ya te enseñé como hacerlo. Hace tanto tiempo que no venía que pensé que ya no tenías necesidad de buscarme. Y estaba muy feliz por ti. Creí que con Ana estabas en buenas manos. Disculpa por reprocharte, pero tenía que decirte lo que pensaba. – dijo Mia.

- No te preocupes, te entiendo.- contesté tristemente.

Y empecé a limpiarme. Poco a poco empecé a sentir como me quitaba un gran peso de encima. Toque mi cuerpo y sentí que ya no estaba tan gorda. Me mire al espejo y para mi gran sorpresa, tenía el cuerpo que siempre soñé, aún más delgada que cuando me pegue ese terrible atracón.

- Te dejo para que te duches- dijo Mia suavemente.

- Gracias Mia – dije aliviada.

Me tomé una ducha larga con una gran sonrisa en el rostro sintiendo parte por parte la belleza de mi cuerpo.
Cuando salí del cuarto de baño Ana Y Mia habían desparecido. Y en vez del gran banquete que había en mi mesa estaba el mantel muy limpio y blanco y sobre él una jarra de cristal con agua helada. A su lado en una nota con hermosa caligrafía se podía leer:

“Si te caes, levántate. Persevera, lucha, sigue adelante y lograrás hacer todos tus sueños realidad”.
   
Aveces a todas nos pasa, pero como dice la historia, lo importante es levantarse, luchar y no darnos por vencidas hasta hacer nuestro sueño realidad!! 
Espero ustedes tambien esten bien, dejenme sus comentarios y cuentenme que tal les ha ido en estos primeros dias del 2013; y recuerden que cada dia nos acercamos mas a nuestra meta: la PERFECCION!

6 comentarios:

  1. HOLA PRINCESS!!
    :) WOW ... ME ENCANTO ....MUY BONITO!!... COMO ANA INFLUYE EN NUESTRAS VIDAS COMO NUESTRA JUEZA ... TRATA DE AYUDARNOS A VER LOS ERRORES QUE COMETEMOS... !!

    BUENO ULTIMAMENTE ESTA SEMANA ME HA IDO MAL NO HE PARADO DE UTILIZAR A MIA ME SIENTO FATAL ... :(
    PERO NO ME DOY POR VENCIDA !!! VOY A SEGUIR CON MI OBJETIVO HASTA LLEGAR A MI META :) ESPERO QUE ME VISITES MI BLOG :)
    https://mianella.blogspot.com
    BESITOS PRINCESS..... :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola princess!! gracias por pasar ... y no te des por vencida, lo importatnte es seguir adelante y levantarnos cuando caemos :)

      Un beso!

      Eliminar
  2. ola prin me llamo alexia llevo mas de tres años en esto y bueno, me gustaria hablar con alguna prin porq a veces me siento muy sola. te dejo mi correo por si quieres habla un ratito conmigo :) es alexiaprincesaana@gmail.com. un besito y feliz año :)
    por cierto, una historia muy bonita...ojala fuera posible en la vida real ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hermosa!! gracias por pasar :)

      Ya te agregue, podemos platicar cuando quieras :)

      Un beso!

      Eliminar
  3. Hola Preciosa, gracias en realidad me ayudo la historia porque de hecho hoy cai en la tentacion y tuve un atracon y me sentia muy muy mal... aun sigo decepcionado de mi, pero ya recorde que esto es solo una caida en este largo camino para llegar a mi meta.

    Gracias por la historia!

    Besos Princesa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denada :) me da gusto poder ayudarte! ... recuerda siempre que lo importante es levantarse y aprender de esas caidas, ya que eso nos hace mas fuertes!

      Eliminar