sábado, julio 11, 2015

The hardest part


Yo tenia la falsa idea de que si le encontraba alguna causa concreta a los problemas, solo quedaría poner manos a la obra para resolverlos, y así terminaría con ello de raíz. Y es cierto. Y encontré la causa. 

Es claro que somos responsables de nuestra vida y nuestras decisiones, no podemos ir por la vida culpando a los demás de lo que nos ocurre, así que en teoría la causa de nuestros problemas seriamos nosotros mismos. He tenido tanto tiempo aquí encerrada en el cuarto de novio por horas, sola, sin tener nada que hacer que le he dado tantas vueltas a las cosas hasta al fin logre entender porque me sale todo mal. 

Hay esa yo interna, es como si fuera otra persona dentro de mi; nunca había sido realmente consiente de ella hasta ahora. Y no es que haya de pronto aparecido, ahora me doy cuenta que siempre ha estado ahí, desde que era niña. 

Arrogancia, egocentrismo, manipulación, falta de empatia, impulsividad, necesidad de tener el control, rebeldía, mentiras, soberbia; son características de esta parte de mi.  Esta ahí y no lo puedo controlar, de forma inconsciente aparecen estas conductas que pareciera me envuelven cada vez mas. 

No quiero pensar que esta es la verdadera yo, porque no quiero ser así, utilizar a los demás para mi beneficio, o tener control sobre otros para no sentir que me controlan a mi, ni ir siempre en contra la sociedad y discutir solo por llevar la contra, no saber ni poder ceder cuando es necesario. 

He creado tormentas en vasos de agua gracias a estas conductas y sobre todo con mi novio, porque da la casualidad de que somos IGUALES. Veo muchos de estos rasgos en el también, y ahora que los reconozco en mi, le veo un sentido y un porque a lo difícil que ha sido llevar esta relación y como de la nada comenzamos a pelear y tener problemas. Si quiero que las cosas mejoren, alguien tiene que ceder... y se que no va a ser el.  


Se que no soy así (o intento convencerme de ello), porque a pesar de que esas actitudes han estado presentes desde mi niñez, no han sido constantes y se que puedo comportarme de otra manera, mas sensata y menos hostil. Cuando lo pienso me hace sentir  mal y me resisto a ello, pero me cuesta. 
Las batallas contra uno mismo son siempre las mas difíciles; me encuentro justo en medio de una y debo ganar si no quiero que todo lo bueno que tengo en mi vida se vaya a la mierda. 

La necesidad de control; eso que me ha llevado precisamente a herir personas cercanas a mi, que me ha llevado en gran parte a los desordenes alimenticios, y que irónicamente necesito tanto ahora: control para pensar antes de actuar y romper con este patrón de conductas que solo destruyen. CONTROL.

Disciplina, ese rubro que siempre presente en mi boleta de calificaciones del colegio, siempre venia a acompañado de la nota mas baja (obviamente debido a mi falta de respeto a las figuras de autoridad, otra conducta destructiva); que ahora tanto necesito, para luchar contra mi, contra ese demonio que crece, se hace mas fuerte y no quiero que se apodere de mi. Y que también necesito para alcanzar mis metas, entre ellas mi peso ideal. 

En que mierda me he metido y me he convertido... 

3 comentarios:

  1. Hola nena
    Con cuerdo con tigo abces somos nuestro propio ribal, con quien debemos de.luchar.
    Ya que identificaste puedes hacer algo, y claro el control siempre es eso.
    Espero estes bien saludos.
    Nos leemos c:

    ResponderEliminar
  2. No solo existe el blanco o el negro, recuerda que tambien estan los grises, todos cometemos errores, defectos, etc. Pero, tambien tenemos cosas buenas.
    Nena, relax...
    Sobre tu enamorado: no sé que decirte porque no soy buena con ese tema de las relaciones.
    Saludos y te deseo suerte. Ánimos.

    ResponderEliminar
  3. Si no te gusta como sos, entonces, cambia! no perdes nada intentando! Nos seguimos leyendo, ya te sigo, besos

    ResponderEliminar